Site Overlay

Beneficios de la cerveza que no conoces

1) Nutritiva

Por sus ingredientes la cerveza es un alimento saludable.  Jesús Román Martínez indica que contiene diferentes sustancias nutritivas como son las vitaminas del grupo B (en especial destaca el ácido fólico) y contiene un ligero porcentaje de carbohidratos (maltodextrina) y de alcohol.

Los minerales también están presentes, especialmente el magnesio y el calcio, aunque varían dependiendo del agua con la que se fabrica. “Asimismo, hay otras sustancias no nutritivas, pero también importantes para la fisiología del organismo, como son la fibra y los antioxidantes, que provienen especialmente de una planta (lúpulo) que se añade a la cerveza durante su elaboración para darle ese toque amargo”, añade.

2) Prevención contra el infarto

El consumo moderado de cerveza en la salud. “Podría evitar la oxidación de las células, aumentar la cantidad de colesterol HDL (bueno) y proteger frente a lesiones miocárdicas agudas asociadas al infarto”, señala Román.

Las evidencias científicas destacan que beber cerveza se vincula a un menor riesgo de cardiopatías isquémicas, favorece la función cardiaca global y podría tener cualidades antiinflamatorias que contribuirían a la reducción del riesgo cardiovascular.

3) Huesos más sanos

Ingredientes como el silicio, que promueve la densidad ósea y evita la pérdida del hueso, o los fitoestrógenos, asociados a la mejora de los síntomas de la menopausia y la prevención de la osteoporosis, están presentes en la cerveza, por lo que algunos estudios señalan que esta bebida mejora la salud ósea.

Cada vez más datos avalan que el consumo de ligero de cerveza puede reducir el riesgo de fracturas y osteoporosis.

4) Menos infecciones en mujeres

Según un estudio realizado en adultos sanos por el Instituto del Frío del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), beber cerveza moderadamente durante un mes mejora el sistema inmunológico, especialmente en mujeres.

5) Protección frente a enfermedades como el Alzheimer

El silicio contenido en la cerveza puede estar asociado con la protección de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer. Esto se debe a que reduce la biodisponibilidad de aluminio en plasma y tejido cerebral, vinculado con algunas patologías neurodegenerativas importantes.

Junto con el café, los plátanos, el agua, las judías verdes y las espinacas, entre otros alimentos, la cerveza es una de las principales fuentes de silicio en la dieta.

 



 

6) Diabetes y cerveza

En la última década han aparecido estudios que demuestran que el consumo moderado de cerveza influye en la prevención y el control de la diabetes, así como, en la evolución de sus complicaciones.

El documento Efecto preventivo y protector del consumo moderado de cerveza en la diabetes mellitus elaborado por la Sociedad Española de Diabetes explica esta relación: “Componentes de la cerveza como la fibra soluble, los compuestos polifenólicos, los minerales y la baja graduación alcohólica actúan sobre los mecanismos y procesos que desencadenan la diabetes y sus complicaciones; siempre que su consumo sea moderado”.

7) Prolonga la vida

beber cerveza con moderación ayuda a proteger al organismo frente a la oxidación y el envejecimiento de las células. Esto previene la aparición de algunas enfermedades degenerativas.

8) Recuperación en el deporte

¿Cerveza y deporte es buena combinación?

La respuesta es sí: La cerveza es una excelente fuente de hidratación , puede favorecer a reducir los dolores musculares post entrenamiento

Gracias a sus componentes ,el bajo grado de alcohol y sus características organilépticas posibilitan, según la investigación del CSIC y la Universidad de Granada, que sea una buena bebida para recuperar el metabolismo hormonal e inmunológico de los deportistas tras realizar ejercicio.

9) No a la ‘barriga cervecera’

Durante años se ha relacionado el consumo de cerveza con el aumento de la grasa abdominal, más conocida como barriga , guata o panza cerveceraSin embargo, esta idea es errónea y diversos estudios señalan que no existe evidencia que lo demuestre, tal y como indican desde el Centro de Información Cerveza y Salud.

La aportación calórica de la cerveza es baja: una caña de 200 ml equivale a 90 kcal y si es sin alcohol la cifra se reduce a una media de 34 kcal/200ml. “La bebida no es la culpable de la obesidad, sino una alimentación desequilibrada, la falta de ejercicio y la información genética”, indican.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up